lunes, 4 de junio de 2012

Malaquita o Malaku


"Una capullita con mala leche. Cuando la cogí, yo miré a la piedra,
ella me miró a mi. Y sólo le faltó soltarme <<¿qué pasa? ¬¬>>..."
Célica/Soldream




Apariencia General 
Color verde madreselva muy brillante. Es una piedra pesada, da una sensación oscura y frondosa. Su diseño hace dibujos acaracoaldos, con bandas que recuerdan a las ágatas, pero más finas, ondeando y recorriendo la piedra en distintos tonos de verde, pero al mismo tiempo sin perder la uniformidad.

Rareza
Fácil de conseguir.

Procedencia
Rumanía, Zambia, República Democrática del Congo, Rusia, Oriente Medio

Signo del Zodiaco
Tauro, Libra

Atributos
Piedra con carácter, hay que tener cuidado al tratar con ella. De siempre ha sido la piedra que protege a los aventureros y los viajeros. Anima a seguir adelante y a asumir riesgos. Se decía que cuando se partía, la malaquita avisaba de un peligro inminente. Es perfecta para tomar tierra después de un ritual o un viaje astral, debido a su intensa conexión con este elemento. Tiene una impresionante capacidad de absorción, a veces puede resultar hasta violenta (la malaquita, cuando se “vacía”, tiende a absorber de golpe todo el poder que pueda albergar, que es mucho, y eso puede ser perjudicial para personas inestables o inseguras que estén cerca). Es tan bruta que hasta absorbe radiaciones electromagnéticas y radiactivas. Es como un detector de altas vibraciones: cuando las percibe las absorbe y las normaliza con vibraciones de tierra, independientemente de qué tipo de energía se trate (negativa o positiva). Como absorbe mucha energía, tiende a apoderarse en seguida de las vibraciones malintencionadas y otros hechizos de ataque. Por eso se considera una de las protectoras esenciales. Las bolas de cristal de malaquita abren el tercer ojo y activa la visualización y la visión psíquica. Se utiliza mucho para acceder a otros mundos, o para recibir mensajes del subconsciente y sacar información de vidas anteriores, o incluso de las futuras. Consigue que viajar entre planos sea algo cómodo y muy sencillo, es en el único caso en el que esta piedra está “calmada”.

Curación
Antes de nada, debemos saber que la malaquita es una piedra impulsiva, que sirve para absorber energía en grandes cantidades. Esto hace que curar con ella sea complicado, porque al absorber de forma tan rápida y basta, puede desestabilizar emocionalmente al paciente, ya que es despiadada a la hora de tumbar barreras y mostrar la realidad, fomentando la ruptura de malos esquemas arraigados y haciendo asumir las responsabilidades de forma bastante agresiva, lo que puede resultar una experiencia desagradable y espiritualmente dolorosa para el tratado. En un plano más físico, la malaquita es muy versátil, pudiendo servir para problemas circulatorios, de la sangre, calambres, enfermedades glandulares... Como normaliza y potencia la transformación, alinea las estructuras celulares y provoca un mejor funcionamiento general del organismo. Especialmente útil para dolores e irregularidades menstruales, y para los partos (se le ha llamado “piedra de las comadronas”).

Posición
Sobre el altar con una vela verde para usar en ataque y defensa mágicos. Sobre el plexo solar para alinear chakras y armonizar el cuerpo. Sobre el tercer ojo para viajes astrales.

Rituales
Útil en ataque y defensa mágicos, muy utilizada como pila energética, sostener en la mano para focalizar el objetivo al que se le quiere enviar el poder o hechizo. En rituales de cualquier tipo se recomienda usar con piedras normalizadoras o mediadoras, pues si alguien dentro del círculo tiene malestares vibracionales o traumas no superados, éstos pueden aflorar violentamente por culpa de la presencia de la piedra. La malaquita es tóxica. ¡No inhalar! ¡No manipular en polvo! ¡No ingerir elixires! Sin embargo su poderosa vibración permite que podamos introducirla en un recipiente de cristal, y éste a su vez en el agua, y podamos tomar el elixir.

Limpieza y Recarga
Limpiar siempre antes y después de usar, entre un conglomerado de cuarzos y dejar al sol. No sumergir en agua.

3 comentarios:

  1. donde la puedo conseguir en Madrid?

    ResponderEliminar
  2. En esta entrada hablamos de ello http://elespiritudelcristal.blogspot.com.es/2012/05/donde-conseguir-piedras.html

    También puedes mirar en quioscos ambulantes o ferias esotéricas, ya que la malaquita es una piedra bastante común. Buena suerte!

    ResponderEliminar
  3. Jajajajajaja con esa frase de inicio me insistes acuerdo a la ves que me puse a limpiar barias piedras en agua de lluvia, entre ellas iba la Malaquita, y cuando la fui a poner en agua sentí claramente: "al agua NO", me dejo frió y al mirarla fijamente volví a sentir bien claro "al agua ¡NO!", luego me entere de que la Malaquita no se debe poner en agua, pero en verdad si que es una piedra con mucho carácter.

    ResponderEliminar