sábado, 16 de agosto de 2014

Elixires de Piedras y Cristales: Curación... y riesgos.

Otra de las formas más recurrentes y famosas de utilizar la energía de las piedras y los cristales es en forma de concentrado o elixir. Se trata de soluciones acuosas que han estado en contacto con cristales concretos, y que por ende (y gracias a las propiedades conductoras y electromagnéticas del agua) han absorbido las propiedades energéticas de dichos cristales, de tal forma que su ingesta o su uso sobre el organismo tiene, a efectos prácticos, los mismos efectos que la piedra en sí misma. Su origen es bastante antiguo, y procede de varias culturas, desde la India, China y parte de Asia, a Norte y Centroamérica. Pero su aplicación actual se volvió famosa gracias a las esencias de las flores de Bach.
En resumen, es una "medicina" hecha a base de la energía de las piedras.

Aunque he preparado varias veces elixires en mi vida, siempre he sido más partidaria del uso de los cristales de una forma energética más directa y controlable, como las meditaciones o las sesiones de reiki. Pero en ocasiones, ciertos problemas orgánicos requieren de una aplicación a un nivel más interno, y el uso de los elixires de piedras puede ayudarnos a resolverlos de forma más eficaz.

No obstante, y sobre todo últimamente, me he dado cuenta de que hay demasiada ignorancia en torno al tema de los elixires. Especialmente después de saber que se venden en tiendas, herbolarios y comercios relacionados con el esoterismo y la medicina natural, como si fueran chucherías. Algo que debéis tener claro es que, aunque la aplicación del elixir sea considerada medicina natural, ésta NO ESTÁ CIENTÍFICAMENTE PROBADA, NI PUEDE GARANTIZAR AL 100% LA SEGURIDAD DE LOS PACIENTES, porque muchas veces no están sometidas a controles de calidad e ningún tipo. No tiene nada que ver con la homeopatía, ni con lo que os pueda garantizar un herbolario o un centro no especializado. Desgraciadamente, esta ignorancia no se aplica sólo a los consumidores, sino también a las tiendas que los venden, porque muchos no saben que la gran mayoría de las piedra usadas en gemoterapia son potencialmente tóxicas.

Todas las piedras, las usemos en gemoterapia o no, son COMPUESTOS QUÍMICOS. Es decir, son mezclas de elementos metálicos, de los cuales algunos son esenciales para la vida, como el hierro, el silicio o el potasio. Pero debéis saber que los metales que habitan nuestro cuerpo y alimentan a nuestras células, lo hacen uno porcentaje ínfimo. Es decir, que nuestro cuerpo está preparado para asimilar este tipo de compuestos en unas cantidades realmente ínfimas. En el momento en el que ingerimos grandes cantidades de este tipo de partículas, corremos el riesgo de sufrir intoxicaciones y enfermedades provocadas por la acumulación de estos compuestos que nuestro cuerpo no puede procesar (seguro que todos habéis oído hablar de intoxicaciones por los llamados "metales pesados", como el plomo o el mercurio, etc...). Por eso, debe quedar claro que lo que los gemoterapeutas usamos en los elixires NO ES el compuesto químico de las piedras, en absoluto, SINO SU ENERGÍA en estado puro. Punto.


Por eso, con intención de arrojar algo de luz sobre el tema, he hecho una profunda investigación sobre el tema, con ánimo de ilustraros más sobre estos preparados, y de paso, enseñaros cómo podéis crearlos vosotros mismos en casa libres de riesgos y sin poner en peligro vuestra integridad, y de paso, gastándoos mucho menos dinero.

Atendiendo a su composición, podemos encontrar:

  • Elixires Simples: Elixires hechos con un sólo tipo de piedra y que, por tanto, se utiliza cuando alguien busca las propiedades de dicha piedra en concreto. 
  • Elixires Complejos: Estos elixires se crean a través de la mezcla de varios cristales. De la misma manera que combinamos la energía resonante de varios cristales en las tramas, también se puede hacer para crear elixires que contengan las propiedades de varias piedras al mismo tiempo, si bien es posible que algunas veces pierdan efectividad o no funcionen al 100% del modo esperado.
Atendiendo al método de creación, podemos dividirlos en dos grupos:

Métodos Directos: Potencialmente inseguros


  • Solarización: Es el método más clásico, pero también es el más peligroso. Normalmente se introduce agua clara (si es posible mineral, para evitar la contaminación de los productos químicos de nuestro agua del grifo) en un frasco, jarra o recipiente, a ser posible de cristal. En él, se introducirá el cristal o los cristales de los que queramos hacer el elixir, y se dejará durante un periodo de entre unas horas hasta 4 días en un lugar tranquilo, donde le de el sol, de forma que las propiedades de la piedra pasen al agua. Pasado ese tiempo, se aislará el agua ya cargada en un recipiente a parte, y crearemos una solución que tendrá una proporción del 90% de este agua, y 10% alcohol. Muchos echan coñac o licor para darle cierto sabor a la mezcla. La forma de ingestión será aplicar 4 gotitas con ayuda de un gotero debajo de la lengua 4 veces al día, hasta la desaparición de los síntomas o del problema que suframos en ese momento.
  • Reposo: Es similar a la solarización, pero en vez de dejar el cuenco en reposo bajo el sol durante un tiempo, lo dejaremos a la sombra o lo sacaremos sólo por la noche. Este método se suele usar mucho con piedras que tiendan a alterarse con el sol.
  • Perfume: Algunas personas añaden, en vez de coñac, alcohol de desinfectar en mayor porcentaje (hasta un 35-40% alcohol), y unas gotitas de aromatizantes (soluciones de flores, esencias, etc..), o incluso añaden pétalos de flores al agua con las piedras durante el proceso de solarización/reposo. De forma que nuestra mezcla haya adquirido un aroma peculiar que podamos usar con un spray en forma de perfume, usando la absorción de la piel como alternativa a la ingestión. Basta con aplicarla 1-2 veces al día sobre la zona de la afección o donde se concentre el problema.
  • Ungüento: Son similares a cremas o lociones, y suelen usarse mezclando la esencia conseguida con la solarización con bases de vaselina o derivados, de forma que podamos aplicarla de forma directa sobre la piel, de manera que también absorbamos de la esencia de la piedra por vía tópica.
  • Aceite: Esto suele usarse mucho en masajes gemoterapéuticos y en métodos combinados de aromaterapia. En este caso, el agua cargada por solarización/reposo se mezcla, en un porcentaje inferior al 20%, a aceites aromáticos o especiales para masajes, de manera que también favorezcamos la circulación y la absorción por la piel sea más rápida.
Personalmente, no recomiendo la utilización de ningunos de estos métodos, ni siquiera aunque la piedra sea "segura" o no contenga propiedades altamente tóxicas, ya que no deja de ser arriesgado, especialmente si no estamos completamente seguros de si la piedra puede usarse de esta manera o no. Además, este método no nos sirve si usamos piedras solubles en agua, porque estropeamos o destruimos el mineral con el proceso.


Métodos Indirectos: Más seguros


  • Vasija: El método de la vasija consiste en introducir la piedra en un recipiente transparente, vacío y pequeño. Después, se usará un recipiente o cuento más grande, en el que colocaremos el recipiente pequeño con nuestra piedra. Acto seguido llenaremos de agua el recipiente grande (NO el que tiene la piedra) intentando que el nivel del agua siempre quede por debajo del límite de nuestro pequeño recipiente con la piedra, ya que ésta bajo ningún concepto debe mojarse estar en contacto directo con el agua. Algunas personas cubren el recipiente grande con un papel fil o de plástico transparente (nunca de aluminio, debe ser transparente). De la misma manera que la solarización/reposo, dejamos los recipientes reposando durante un tiempo, hasta que el agua se cargue con la energía de la piedra que hemos aislado en seco dentro de su propio recipiente. Este sistema es muy útil con piedras sensibles al agua o que sean solubles, ya que en ningún momento entran en contacto con el agua. Podemos añadir también un 10% de alcohol o licor a la mezcla para darle sabor, y podemos ingerirla en grandes cantidades si lo necesitamos, o aplicar también el sistema del gotero y aplicar 4 gotas bajo la lengua, 4 veces al día.
  • Frasco: El método del frasco es un poco "al contrario" que el de la vasija. Con él aislamos el agua en su propio frasco en vez de la piedra. En este caso, llenaremos un frasco o una botella de cristal de agua, y lo cerraremos como forma de precaución. Lo colocaremos de nuevo en un cuenco o recipiente más grande, y en él, rodeando nuestra botella de agua, colocaremos la piedra o las piedras que vayamos a usar en el elixir, siempre intentando que estén en contacto con la botella. Algunas personas sumergen también las piedras en agua, de forma que la energía fluya mejor a través del cristal del frasco. Siempre y cuando no haya piedras solubles en agua, podemos hacerlo ya que esta agua no será la que consumamos nosotros, sino la que está tapada dentro del frasco.
  • Trama: Otra opción es colocar un frasco de cristal con agua como centro de una trama receptiva de cristales, con los nodos y los eslabones apuntando siempre hacia el centro. Normalmente se usan entramados en forma de estrellas, porque es como mejor se dirige la energía hacia el centro. Lo bueno de las tramas es que podemos programarlas, y así podemos conseguir un efecto más concreto en el elixir (para el dolor de cabeza, por ejemplo, o para el dolor menstrual, etc...).
  • Puente/Barco: La última opción es colocar un plato sobre el recipiente que contiene el agua, y colocar sobre el plato las piedras con las que haremos el elixir. También se usan a veces trozos de madera o corcho que "floten" para colocar piedras ligeras encima (las piedras de alta densidad no flotarán en nuestro barquito improvisado), y se deja que se sostengan así sobre el agua mientras se transfiere la energía. Personalmente creo que el contacto con el agua en este caso es muy arriesgado, o muy poco conseguido de forma indirecta, por lo que no lo veo un método fiable.
Sea cual sea el método que usemos para la creación del elixir, siempre debemos usar recipientes de cristal o vidrio, y evitar en la medida de lo posible botellas o cuencos de barro, plástico, cartón, etc... La porcelana puede ser una buena alternativa si no tenemos recipientes de cristal. Además, lo bueno de los métodos indirectos es que podemos usarlos también en forma de perfume, ungüento y aceite, consiguiendo exactamente los mismos resultados que con los métodos directos, estando 100% libres de riesgos.

NUNCA JAMÁS DE LOS JAMASES LLEVES EL AGUA A
COCCIÓN O USES UN MICROONDAS PARA CREAR UN
ELIXIR, NI NINGÚN DERIVADO DEL MISMO.

A parte de que las piedras se desnaturalizan y se estropean con el agua tan caliente, existe mucho más riesgo de que los minerales solubles o que tengan una alta concentración de metales pesados o sustancias potencialmente tóxicas, liberen sus partículas en tu elixir y pongan en riesgo tu salud. Así que por nada del mundo sumerjas piedras en agua caliente, hirviendo, baño maría, microondas, etc... A parte, muchos de los cristales que utilizamos en gemoterapia contienen altos contenidos de metales, lo que podría estropear nuestros electrodomésticos.

Mi consejo es, indiferentemente de lo que os digan en cualquier tienda o mercado relacionado con los elixires de piedra es que, NO COMPRÉIS ELIXIRES YA PREPARADOS EN NINGÚN SITIO. Especialmente si no tenéis ni idea de si la piedra en cuestión es tóxica o no, o de qué método han utilizado para la creación del elixir. Os sugiero que en vez de eso, consigáis la piedra y preparéis vosotros mismos el elixir en casa, si es posible siempre de manera indirecta, de forma que podáis usar la piedra en el futuro y crear el elixir siempre que lo necesitéis sin gastaros más dinero en preparados. En algunas tiendas venden ahora frascos con virutas o trozos pequeños de cristales para que podáis prepararlos en casa, en cuyo caso tendréis que tener claro qué piedras son tóxicas y cuáles no para usar diferentes métodos a la hora de crear un elixir.

Próximamente, y a la luz de los acontecimientos, añadiré una lista traducida de piedras potencialmente tóxicas para el uso de elixires, ya que tiene pinta de ser bastante larga.

12 comentarios:

  1. Celica la lista de las piedras malas para elixires está disponible?

    Gracias por anticipado.


    Eva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Eva! Puedes verla en este link http://elespiritudelcristal.blogspot.com.es/2014/09/lista-de-piedras-y-cristales.html

      Eliminar
  2. El método indirecto es adecuado para preparar agua de cristales pero hay que saber la energía adquirida así por el agua tiene muy poca duración. Para aumentar la duración del elixir se puede poner este sobre una placa de shungite 30 minutos y después ponerlo dentro de una pirámide durante 3 horas.

    ResponderEliminar
  3. Cecilia tenes un mai? Por favor necesito hacerte una consulta por privado. Gracias. Saludos

    ResponderEliminar
  4. Gracias por la info <3 , tengo una pregunta respecto al tamaño del cristal, cual sería el adecuado para utilizar los métodos indirectos como el de la vasija?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En general, la recomendación es que el cristal siempre quede totalmente cubierto o por debajo del nivel del agua, uses método directo o indirecto. En cuanto a tamaños, deberás usar cristales de tamaños relacionados con las vasijas, frascos o jarras que utilices (y viceversa). El tamaño del cristal no afecta tanto a la potencia como al tiempo necesario de exposición. Los Elixires hechos con cristales pequeños necesitan reposar más tiempo (cuánto, depende del cristal, pero pueden ser días o incluso semanas), mientras que los realizados con cristales más grandes pueden estar listos en unas pocas horas. ¡Espero haberte ayudado!

      Eliminar
  5. Hola, quisiera saber si puedo hacer un elixir por solarización a través de una ventana por ejemplo o tiene que ser necesariamente al aire libre. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jessica. Evidentemente, siempre es mejor al aire libre, pero no hay ningún problema en usar la luz a través de una ventana o cristal. ¡Un saludo!

      Eliminar
  6. Fantástica tu página, muchas gracias por tu tiempo,entusiasmo y energía

    ResponderEliminar
  7. Grs por la info. Me dieron ganas de realizar mi propio elixir con el método indirecto con mi piedra favorita la labradorita, para aumentar más su potencia sugiero que se la realice en la próxima luna llena 😉

    ResponderEliminar